MESSURA

Messura

MESSURA

Messura es música, es un punto a camino entre el pop y el post-rock, es la unión de inquietudes musicales de cuatro nombres reconocidos del panorama musical riojano y navarro, es una oferta novedosa, un sonido fresco que combina con un toque melancólico y una voz muy personal. Son emociones musicalizadas, historias que se escuchan y se reconocen a si mismas en conversaciones internas.

Messura nació hace tres años cuando Diego M. Continente (componente de bandas como Tibeth, Perdedores o Elenco) comenzó a madurar este proyecto como una idea personal desde el sillón de su casa. Las canciones que hoy ven la luz se fueron creando con calma, acompañadas del sonido de una guitarra acústica. Lo que surgió sin ningún contexto estilístico en manos de un guitarrista que procede de la tradición más post- y progresiva del hardcore o el rock stoner, se fue perfilando como un pop mucho más melódico de lo imaginado.

Durante el proceso compositivo, Diego fue presentando sus temas en formato de microconciertos acústicos por bares, salas y terrazas, recibiendo desde un primer momento magníficas sensaciones. Así comenzó a consolidarse Messura.

En la primavera de este año entra en escena Germán Ruiz-Alejos (Zaju, Perdedores, Jesucristos…). Compañero de Diego en la escuela de música donde trabajan, escuchó sus temas y se los expuso a sus compañeros de Spirit, Joselu Arriezu (Soubvenir, Jon Ulecia & Cantina Bizarro, Los Frenadol…) y David Burgui (Foralettes, Sustain Revue, Huecco…), que propusieron instrumentar el proyecto.

En octubre de 2017, Messura dio el definitivo paso adelante con la grabación de su primer EP.

‘OtoñoXVII’ se ha grabado en los Estudios Montreal de la mano del prestigioso productor Hans Kruguer, que también ha producido a bandas como Delorean, El Columpio Asesino, Perro o Belize entre otras.

Así nace ‘OtoñoXVII’, cuatro canciones orgánicas de estructuras dinámicas con un sonido envolvente y crudo que mezcla a la perfección las partes atmosféricas de efectos y sientes con los riffs y cortes que rozan el hardcore nu-school o el stoner más fresco y entrégico. Todo ello da paso a un power pop armónicamente rico y con desarrollos progresivos muy poco habituales dentro de este estilo. La personal voz de Diego aporta ese punto pop-rock que convierte el proyecto en un resultado accesible y fresco con cierto halo melancólico.

Las letras son un canto al crecimiento personal, una oda a la vida y un mensaje positivo escondido tras metáforas y estrofas evocadoras. En definitiva, Messura es una banda de extremos contenidos en continua búsqueda del equilibrio, un serpenteante péndulo que sueña con la quietud del punto medio.